Papá y Yo

nenaypapaArtículo de Red Canguro.

Cuando hablamos de las relaciones afectivas más importantes en la primera infancia, en términos generales y casi sin querer, nos referimos al vínculo que se establece con la madre porque es ésta en el 90% de los casos quien hace de figura de referencia y está presente en cada momento de la vida del bebé. Hacemos entonces una diada inseparable en la que madre y niño son uno solo, una relación en la que muchas veces se hace difícil penetrar. Pero la verdad es que, ya desde hace algunos años, el padre viene luchando por un lugar esencial en la vida del pequeño complementando o sustituyendo (en algunos casos) esta relación y proporcionando, al igual que la madre, la seguridad y cariño que le permitirán al bebé un adecuado desarrollo psíquico, físico y afectivo.

¿Sólo mamá o podría ser papá?

Tal y como lo señalaba el psicólogo J. Bowlby en 1953, el apego es el vínculo afectivo que desarrolla el bebé con su figura de referencia principal, la encargada de cuidarle, alimentarle, acunarle y consolarle. Es el motor indispensable para un desarrollo adecuado de la personalidad  y surge de la activación o interrupción de conductas instintivas, contribuyendo a la supervivencia de la especie. En otras palabras, en su adaptación al mundo, los cachorros humanos necesitan un ambiente de crianza dentro del cual otra persona se ocupe de atender todas sus necesidades. El acceso, ausencia o capacidad de respuesta de esta figura afectiva de referencia proporciona la seguridad emocional necesaria para que el bebé crezca sintiéndose querido, atendido y aceptado, permitiéndole, entre otras cosas, responder adecuadamente a las amenazas del entorno para poder dar continuidad a la especie.

Cuando hablamos de la accesibilidad de la figura de apego, no sólo hablamos de presencia física, debemos también tener en cuenta su disposición a dar respuesta de manera apropiada a las necesidades del bebé, ya que, a partir de los primeros meses de vida y, en especial, de los seis meses a los cinco años, se activa con mayor facilidad la construcción de expectativas que se traducirán a lo largo de la vida en la confianza hacia los otros. Se establece un modelo del mundo dentro del cual hay una persona (por excelencia, la madre) a quien el bebé dirige todas sus demandas y muestras de cariño. En la capacidad y forma previsible de las respuestas de ésta se basan los pronósticos de aceptación o no del propio ser, tan importantes en la edad adulta.

beso-en-panza

Diversos estudios han demostrado que, aunque los bebés dirigen durante los primeros meses su atención casi de manera exclusiva e inminente a la madre, por ser su cuidadora principal, un padre presente, sensible y accesible juega un papel importante, no sólo como figura de apoyo, sino como una base sólida en la cual el bebé encuentra el cariño y consuelo necesario en el día a día, ante un cambio imprevisible en su entorno o simplemente cuando las tareas de la reciente maternidad agoten por completo la energía de la madre.
22222
Papá y yo: los comienzos de nuestra historia…

Ya durante el embarazo y a partir del segundo trimestre, momento en que el bebé comienza a ser consciente de los estímulos externos, el padre juega un papel primordial. Este vínculo temprano, la posibilidad de contacto por medio de la voz o el tacto, hacen que llegado el momento del parto, bebé y papá no sean un par de desconocidos, sino que se haya establecido una temprana relación favorable.

Numerosas investigaciones señalan que la presencia del padre en el parto es otro motor para la construcción del vínculo afectivo, estar allí pone de manifiesto la llegada del bebé al mundo y moviliza toda la carga hormonal y emocional necesaria para su cuidado y protección. Cuando el pequeño nace, sus brazos le ofrecen calor y consuelo cuando menos lo espera; su voz (conocida ya de la vida intrauterina) y su olor le tranquilizan dentro de un mar de extraños y en un entorno que pueda llegar a percibir como hostil; es el padre quien le introduce en el mundo de los otros (aquéllos que no son la madre) y, por medio de los juegos, lo introduce en la socialización primaria, ofreciéndole a su vez un apego seguro y calidad de vida. Es bien conocido que niños con padres presentes, sensibles y dispuestos, gozan de relaciones afectivas más placenteras y su respuesta a la ansiedad de separación es menos traumática y dolorosa.

En brazos de papáIMG_3992
El papel del padre no se reduce a ser un facilitador de las tareas domésticas o un comodín en caso de no disponibilidad de la madre; su figura, su presencia en la vida del bebé, va más allá y es de gran importancia para el desarrollo de su personalidad y confianza en el mundo. Por tanto, permitir que ambos disfruten de la experiencia de la crianza en brazos es una nueva meta.

Las primeras experiencias del padre como canguro suelen darse en los primeros días de vida, ayudando a que el bebé concilie el sueño o satisfaga su necesidad de estimulación, meciéndole, acunándole, cantándole o disfrutando de un compás suave de danza con él o incluso otros estímulos más intensos, como cuando el padre lanza con cuidado y total confianza de ambos a su bebé en el aire. Los resultados positivos no se hacen esperar y tenemos, como madres asombradas, una imagen que rebosa ternura, de nuestra pareja con el nuevo miembro de la familia dormido en brazos.

En la medida del crecimiento del niño, los portabebés le permiten al padre disfrutar de innumerables horas de juego (su forma de relación favorita), paseos a diversos lugares sin la complejidad de llevar mil cosas y, sobre todo, seguir estando cerca, en contacto profundo, alimentando esa relación de seguridad y confianza tan importante para los dos.

dani-e-izan-byn-copia1

Acerca de Red Canguro:
La Red Canguro, Asociación Española por el Fomento del Uso de Portabebés, es una asociación sin ánimo de lucro que se estableció en noviembre de 2008 con los fines de fomentar el uso de portabebés entre madres y padres y cualquier persona interesada, difundir información relacionada, servir de contacto y apoyo a personas que deseen iniciarse en el mundo de los portabebés, alentar el encuentro e intercambio de información y experiencias entre personas usuarias de los mismos, aumentar el nivel de conocimientos sobre el porteo de bebés en castellano y fomentar y difundir la crianza con apego. Para más información sobre estos temas, visita: http://redcanguro.org

(Este artículo está publicado con permiso de Red Canguro y puede reproducirse siempre y cuando se mantenga intacto y figuren todos los enlaces)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: