Al principio era la piel

14 marzo, 2010

Marie-Thérèse Ribeyron. Traducido al castellano por Red Canguro. El  enlace original al artículo aquí.

Al inicio del siglo XX, la tasa de muertes de bebés en los orfelinatos americanos su peraba el 60% hasta que alguien sugirió coger a los bebés en brazos varias veces al día. Esto es lo que cuenta Ashley Montagu en “La peau et le toucher” (La piel y el tacto). En el hospital de Nueva York donde se instituyó este régimen de cuidados maternales, la tasa de mortalidad de los bebés descendió bruscamente en menos de un año por debajo del 10%. “La ausencia de contacto durante los ocho primeros meses de la vida en los que el sistema nervioso es el más receptivo, y donde las otras modalidades sensoriales están todavía insuficientemente desarrolladas, puede provocar lo irreparable”, constata Arthur Janov en “L’Amour et L’enfant” (El amor y el niño). Lee el resto de esta entrada »